¿Quieres saber cuáles son las posiciones favoritas de los gays según los mormones?

¿Quieres saber cuáles son las posiciones favoritas de los gays según los mormones?

Para «burlarse» de las ideas conservadoras de los mormones, el fotógrafo Neil Dacosta realizó el famoso libro The Book of Mormon Missionary Positions, donde se puede observar dos hombres realizando diferentes posiciones sexuales

 

Todos sabemos que el tema de la sexualidad antes del matrimonio y la homosexualidad es pecado para las religiones. Los mormones no se quedan atrás, ya que es una de las iglesias más conservadoras que existe. Esta religión en particular no ve con buenos ojos cualquier práctica sexual sin estar casados, incluyendo la masturbación.

Para «burlarse» de las ideas conservadoras de los mormones, el fotógrafo Neil Dacosta realizó el famoso libro The Book of Mormon Missionary Positions, donde se puede observar dos hombres realizando diferentes posiciones sexuales. Conoce estas posiciones que Dacosta detalla en su publicación.

 

Quizás te interese:

Estos son los beneficios de darte «cariño propio»

De perrito

Esta es una de las posiciones más practicadas por todo el mundo. Es muy placentera tanto  para el activo como para el pasivo.

La gran V

No necesariamente todas las parejas lo hacen como lo muestra el libro de los mormones, pues aprovechan la postura para hacer otras cosas como acariciarse y besarse.

La andrómaca

Esta posición pareciera romántica y tranquila,  pero no te dejes engañar, la velocidad y la intensidad la decide principalmente el activo. La versatilidad de esta posición sexual te permite realizarla en muchos espacios físicos. Esta es muy similar a la del «jinete», así que también la puedes hacer si tienes ganas.

El 69

Es el clásico de clásicos en todas las relaciones sexuales. Si tú eres el pasivo asegúrate de hacerte un buen enema para evitar accidentes. Aquí se demuestra qué tan profunda tienes la garganta.

El caballo

También hay de diferentes presentaciones; en todas ellas el activo decide la intensidad y profundidad con la que te dará placer. El otro simplemente debe tumbarse, relajarse y disfrutar del «caballo indomable».

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*