Un joven gay finge su muerte

Un joven gay finge su muerte

El brasileño Evandro Schwirkowsky de 23 años fingió su propia muerte, durante más de 80 días porque su familia no aceptaba su orientación sexual.

Este joven, aprovechando que la presa de la mina Córrego do Feijâo de Brasil colapsó, fingió su propia muerte. Hay que decir que la tragedia se cobró 157 personas y dejó al menos 182 desaparecidos.

El motivo de esta mentira, es que la familia de Evandro nunca aceptó su orientación sexual y tampoco que mantuviera una relación con Edemilson de Jesús Silva.

Hace ya muchos años que la familia de Evandro se enteró de su orientación sexual. El joven comento en un periódico local, el asco y odio que su familia sentía por el debido a su homosexualidad. Debido a esto Evandro se marchó de la ciudad con de El salvador.

Sin embargo, la dificultad para encontrar trabajo en la capital, le hizo trasladarse nuevamente a la ciudad de Brumadnho para trabajar en la mina.

La presa colapsó y se llevo todo a su paso

El día 23 de enero de 2019 la presa tuvo un percance, reventando y arrasando todo a su paso. Para suerte de nuestro protagonista, él había salido una hora antes de la mina, porque pensaba regresar a El Salvador.

Evandro no se enteraría de la catástrofe hasta que vio que su nombre aparecía en la lista de los desaparecidos.

Los familiares del joven, no conocían de su trabajo en la mina hasta que recibieron una visita confirmándoles la noticia. Ellos eran encargados de recolectar pruebas de ADN y cotejarlas con las de los cuerpos que iban siendo encontrados. Sin embargo, como es natural, el cuerpo del joven no había sido encontrado.

Fue su tía la que para un periódico local dijo: “

“Lo único que queremos es una respuesta para poder enterrar a mi sobrino, el único hijo de mi hermano”

La reaparición del joven

Después de 80 días Evandro tuvo que aparecer en los medios locales.  Después de contar toda la historia a los medios, confesó la idea de fingir su propia muerte puesto que su familia lo perseguía y amenazaba constantemente por su orientación sexual.

“O fingía que estaba muerto o iba a morir de verdad. Mi padre y mi familia tienen odio y asco de mi”

Días después de la aparición el joven comunicó que su familia no se había puesto en contacto con él.

Evandro no es la única persona que no ha sido aceptada por su orientación sexual en Brasil. Cada año se registran más de 200 homófobos.  Instaurando Brasil, como uno de los países con mayor tasa de delitos conta la comunidad LGTB e etodo el mundo.

Las cifras siguen aumentando desde el gobierno del actual presidente, Jair Bolsonaro.

1 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*