Acepta tu bisexualidad (Parte 2)

Acepta tu bisexualidad (Parte 2)

Bisexualidad, la atracción por la persona y no por su género.

¡Sorpresa!

Desde que era un adolescente Iván ha mantenido relaciones con mujeres. En el periodo comprendido entre la secundaria y la universidad vivió todo lo que un joven de su edad experimenta: tener novias, ser rechazado e iniciar su vida sexual. Sin embargo, en un viaje de intercambio a Argentina se llevaría una sorpresa.

«En los últimos semestres de la universidad tuve la oportunidad de irme de intercambio a Argentina. En un viaje a un hostal, me quedé con otro chico que no conocía. Una noche él se pasó a mi cama. Al principio sí me puse nervioso y estaba dispuesto a defenderme si me hacía algo que no me gustara. ¡Pero sorpresa! Sí me estaba gustando… y mucho», recordó.

Quizás te interese: El homosexual en la historia

Después de un tiempo y de mantener algunas relaciones con hombres, aceptó que ambos géneros le atraían, aceptando así su bisexualidad, sin que eso afectara su forma de ser:

«Después de eso llegué a la conclusión de que me gustaba estar con chicas y con chicos, y no tenía nada de malo. En el fondo seguía siendo yo: me sigue gustando jugar futbol, las artes marciales, los juegos de computadora y la tecnología. Sin embargo, no todo fue color de rosa: tanto parejas heteros como gays me han dicho que solo estoy confundido. Los comentarios los tomo con calma y sigo con mi vida», dijo.

Limitaciones

Como es «normal» Alex sentía atracción por las mujeres. Pero, durante la secundaria se dio cuenta de que los hombres le empezaban a llamar la atención.

«Cuando entré a la prepa me di cuenta de que me empezaba a fijar más en los niños, pero aun así tuve novias. Mis relaciones siempre eran hetero. Sin embargo, no entendía por qué los niños me atraían», comentó.

Esa tendencia lo siguió hasta llegar a la universidad. Le gustaba tanto hombre como mujeres. Confesó que siempre se puso muchas limitaciones, hasta que conoció a un chico que le gustó mucho.

«El año pasado, a mis 21 años, un chavo que iba en mi grupo de la carrera me empezó a gustar… ¡y muchísimo! Creo que nunca había sentido tanta atracción por alguien. Lo que más me sacó de onda es que fuera un chico. Fue tanta la atracción que finalmente acepté mi bisexualidad (…) Actualmente, tengo una relación con un chico maravilloso que me ha hecho sentir cosas que nunca antes había sentido con alguien más», aseguró.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*